Admirar de nuevo

La admiración es una hermosa capacidad del ser humano, el hombre siente, conoce e interactúa, la vida está llena de cosas interesantes y la creación entera es un mundo por explorar; sin embargo a pesar de tantos pasos enormes de la humanidad hacia un mayor conocimiento de lo que existe y sus causas, aun hay en el mismo interior del hombre tantas cosas incomprensibles para sí mismo.

Sé que hay mucha bondad interior en cada persona, y también creo que deberíamos hablar más de eso, proclamarlo a los cuatro vientos, llenar con ello nuestros blogs y páginas de facebook. Pero no está demás decir que hay también mucha maldad, odio, violencia y ansias de matar…esto se hace patente cuando escuchamos en los medios la voz dolorida e indignada de las víctimas y sus familias (atroces atentados, secuestros, injusticias, tortura, muerte y destrucción que provienen de hombres concretos)…se habla entonces de la falta de valores, de la atrofia del sistema judicial y del desmoronamiento del tejido social, y en base a ello se hacen propuestas encaminadas a buscar una solución (propuestas que a veces no se reflexionan bien).

Bien por todo, pero hay algo que falta mencionar: la maldad reside en el corazón de los seres humanos. El fenómeno del mal es un misterio y abarca todos los ámbitos de la vida personal y comunitaria, el mal tiene su origen en mí y en muchos más; nuestra percepción de la realidad se halla viciada por múltiples contaminaciones ideológicas, nuestra conciencia cae muy fácilmente en el autoengaño y por eso nuestras acciones no poseen una dirección segura, hemos perdido la confianza en la verdad y por eso ya no sabemos lo que es bueno, la ambición desmedida y la debilidad espiritual nos han llevado a meternos en un callejón sin salida en el que el único punto seguro es la muerte. Cómo solucionar la vida de la gran familia humana sino reconstruimos nuestro propio corazón, no se puede limpiar al mundo de todo el mal si no purificamos a cada hombre para que vuelva a creer en su propia bondad, en su innata capacidad de querer lo bueno, lo verdadero, lo perfecto.

Es necesario recuperar nuestra capacidad de admiración, aprender a mirar con nuevos ojos todo lo que existe, adquirir una mirada más limpia, más sencilla y más trascendente para descubrir que el  universo es bueno…y si tenemos que morir porque así es costumbre, habrá que aprender a morir con esperanza, con la confianza en que es posible trascender la propia existencia en el amor…estar abiertos a la vida, a la entrega, estar abiertos a Dios y volar hacia el cielo sin despegar los pies del suelo que nos vio nacer y nos verá morir. La vida es dura pero la fe en una humanidad mejor podrá ir transformando el mundo, pero esta humanidad no llegará si no aprendemos a purificar nuestro corazón, a limpiar nuestra mirada, a creer en Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s