Flash Pascual

En la primera lectura del día de hoy, Hechos 9,1-20, se nos narra el impresionante encuentro de Saulo con Jesús. Se trata de un acontecimiento que reviste un carácter extraordinario, Saulo por una parte es un judío celoso que en su ardor pide autorización para encarcelar a los “seguidores del camino” y con ese firme propósito sale a Damasco para cumplir con aquello que él cree que debe hacer en fidelidad al Dios de sus padres; con lo que Saulo no contaba era conque Dios planeaba sorprenderlo, así que en el camino, con su voluntad dispuesta firmemente en un sentido, Jesús el Hijo de Dios le sale al encuentro plenamente identificado con sus seguidores (“soy Jesús a quien tú persigues”). Es una verdadera revelación, a Saulo Jesús le habla como lo hizo Yahvéh Dios a Moisés, pero ya no es solo la llama de un arbusto sino una “luz cegadora” signo de que en Jesús la Revelación llega a su plenitud; Saulo es privilegiado por tener ese encuentro tan impactante con el Señor y por eso ciego y anonadado obedece las instrucciones del Señor y se pone en oración a la espera de que le digan que hacer. Aquí se inserta entonces el llamado personal que Jesús le hace en el seno de la Iglesia, es increíble que Dios actué por medio de los hombres, pero en su infinita sabiduría así ha querido hacerlo…por ello el Señor prepara a Ananías, que se resiste un poco pero obedece, y es el quien pronuncia las palabras de la fe “Saulo, hermano, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino me envía para que recobres la vista y quedes lleno del Espíritu Santo”. Aun hay algo más que decir, el Señor le dice a Ananías “yo le mostraré cuanto tendrá que padecer por mi nombre”, lo cual demuestra que el llamado incluye el sufrimiento, el dolor que produce amar a Alguien hasta las últimas consecuencias…palabras que son un gran consuelo para mí, cuando me pregunto ¿por qué? en el sufrimiento, hay una respuesta: “porque eres mi instrumento”. Qué Dios nos ilumine con su Luz en el camino de la vida para que igual que Saulo de Tarso seamos transformados en instrumentos de salvación y demos testimonio en medio de los hombres de Jesús y de su Iglesia. Amén, Aleluya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s