Homilía XVI Domingo del Tiempo Ordinario

 

Jeremías 23,1-6

Salmo 22

Efesios 2,13-18

Marcos 6,30-34

Queridos hermanos y hermanas:

La Palabra de Dios hoy comienza con las terribles palabras del profeta Jeremías contra los malos pastores, de Israel en un principio pero también de todos los tiempos, de ahora. “Ay de los pastores que dispersan y dejan perecer a mis ovejas…pues yo les pediré cuentas” dice el Señor, ¡qué necesarias son estas palabras en nuestra época! Sigue habiendo muchos malos pastores que dejan morir a las amadas ovejas del Señor, sea con el descuido y el abandono de las labores que les corresponden, sea haciéndose odiosos a las ovejas por su mala conducta e infidelidad, Dios les juzgará severamente.

Si pensamos en el panorama que ofrecemos los pastores de la Iglesia en la actualidad estás palabras de Jeremías cobran sentido más que nunca, porque tantas veces nos creemos dueños de la mies que hacemos con ella lo que nos parece y porque vivimos como si no fuéramos lo que somos y nos comportamos como enemigos de la fe, desobedientes, hipócritas y soberbios, mucho dolor le causamos al Señor por la tristeza que producimos en las ovejas, por no alimentarlas ni curarlas, por despreciarlas considerándolas menos que nosotros, por entregarnos a todo menos al ministerio de apacentarlas. Resulta muy clara la diferencia entre los malos pastores y el Buen Pastor de quien san Pablo dice a los Efesios que es el “Hombre Nuevo”, Cristo Jesús quien con su muerte en la Cruz ha destruido el odio y nos ha traído la Paz para todos, para que estemos cerca todos del Padre  en “un mismo Espíritu”, Verdadero Pastor que cuida de nosotros, que nos guía hacia el Reino, con Él no hay temor porque “su vara y su cayado nos dan seguridad”.

Entonces ¿debemos dejar a los pastores para seguir a Cristo? No, porque el hecho de que haya pastores es un signo de la misericordia divina: “Jesús vio a la multitud y se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor”. El texto de san Marcos es el modelo de vida para los pastores, Él nos ha enviado igual que a los Apóstoles para evangelizar a su pueblo y congregarlo en la unidad, para alimentarlos con la Palabra y con el Pan de vida, para santificarlas y enseñarles a amar a Dios y al prójimo. Por eso Jesús nos asocia íntimamente a su propia Misión, quiere que compartamos todo con Él, que lo sigamos sin detenimiento a dondequiera que vaya, que entreguemos nuestra vida por las ovejas…Él nos lleva a descansar a un lugar apartado porque sabe que el ministerio es absorbente, que a veces no hay tiempo ni para comer, también nos pide acompañarlo para mirar desde la barca a las multitudes de todos los tiempos que vagan por el mundo como ovejas extraviadas por la falta de pastores, Él quiere que sintamos la misma compasión suya por todos esos hermanos que necesitan quien les enseñe con calma las verdades de la fe. La pregunta es entonces ¿cómo podemos ser buenos pastores? pues empezando por ser ovejas, nosotros también estamos necesitados de guía, de cuidados pastorales, también necesitamos apoyarnos en el cayado del Buen Pastor cuando flaquea nuestro espíritu, y alimentarnos de la Eucaristía, y acercarnos arrepentidos al sacramento de la Reconciliación, y descansar en Él de todas nuestras fatigas, y dejar que cure nuestras heridas, y que nos lleve en hombros cuando ya no podemos más…¡Escuchen pastores, Él es también su Pastor, Él los ama como a sus ovejas más pequeñas y necesitadas, Él está siempre con nosotros! Como oveja y como pastor te suplico Señor mío, Jesús mío, amado mío, muéstrame tu amor y tu misericordia, Tú eres mi Pastor, contigo nada me falta. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s