Flash Bíblico

“Yo soy la salvación de mi pueblo, dice el Señor. Los escucharé en cualquier tribulación en que me llamen y seré siempre su Dios.” Jeremías 7,23-28

Este versículo bíblico ha llamado mi atención en estos días, son palabras cargadas de amor y misericordia, que nacen del corazón de Dios. Efectivamente Él ha querido ser nuestra salvación, Él es el Dios cercano que vela por los hombres y los asiste en todas sus tribulaciones, yo mismo he invocado muchísimas veces al Señor, mi Dios, suplicándole, rogándole por su salvación en los días oscuros y en las horas amargas que he atravesado; siempre ha estado ahí, de un modo misterioso pero real, cercano a mis temores, a mis dudas, al dolor de mis pecados. Él es el Dios que escucha, que no es indiferente, que por más insignificante que llegue a parecerme mi vida en medio de la inmensidad del universo, para Él soy importante y pone su mirada compasiva en mí para salvarme. Una y otra vez me ha rescatado el Señor de las acechanzas del maligno, y también me ha salvado de mi mismo, de las veces que me he juzgado duramente y de cuando he querido olvidarme de todo para salirme del camino. Él será siempre mi Dios, el sentido de toda mi existencia, su amor infinito es mi deseo, mi anhelo su presencia, la realización de mi vida está en Él, que me soñó y me hizo, que nunca ha dejado de amarme, que por amor a mí su Verbo se hizo hombre. Vale la pena abandonarlo todo por Él, porque Él lo ha abandonado todo por mí. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s