El Hoy de la Fe

el-justo-por-su-fe-viviraLa fe que nos ha sido dada como don, y que constituye nuestra respuesta a la acción reveladora y salvadora de Dios, pretende ser la fuerza fundamental que conduzca nuestra vida hacia la trascendencia, no es solo un valor mas entre otros muchos, como algo que puedes elegir en el mercado pero que lo haces solo porque te gusta y no porque realmente sea lo mejor; la fe no se conforma con ser parte de nuestra vida, sino que quiere ser “nuestra vida”.

En un contexto histórico como el nuestro, donde la búsqueda del progreso y el bienestar ha sustituido toda pretensión de verdad, donde los contenidos religiosos se ven continuamente contrastados con un entorno plural y una cultura radicalmente diversa en la que han cambiado los paradigmas sociales profundamente, la fe aparece como la pequeña luz de una vela titubeante ante los embates del viento. La fe en la era del internet y de los social media, corre el riego de ser negada o bien reducida; de hecho es negada por amplios sectores de la población, sea por considerarla incompatible con la visión científico/empírica del mundo en la que muchos han puesto su confianza (una confianza poco científica desde mi punto de vista), sea porque les parece irrelevante para la vida pública de la sociedad moderna. La fe puede también ser reducida a un mero cúmulo de sentimientos religiosos más o menos estables con los que las personas intentan satisfacer su sed espiritual, aquí podemos contemplar cómo las grandes mayorías de personas religiosas hacen de su fe un recurso meramente subjetivo que muchas veces no tiene nada que ver con su comportamiento social y personal.

Por todo esto la fe, y más aun la fe cristiana (por asegurar que el encuentro definitivo con la divinidad se ha dado en un hombre, Jesucristo, que al mismo tiempo es Dios), produce actitudes de rechazo y oposición en los espacios culturales de la comunicación, porque la fe reta a los hombres a depositar su confianza en una verdad que los supera y que permaneciendo en el misterio no permite ser manipulada por nuestros intereses y deseos…pero sigue presente como un escándalo a la vez que como un desafío, porque por mucho que el mundo cambie seguimos enfrentando la realidad de nuestros límites, de nuestra finitud y angustia ante la vida, por eso la fe auténtica sigue siendo posible como una luz de esperanza en el horizonte de la vida de los hombres.

“El justo vivirá por la fe”

Habacuc 2,4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s