Pastor de mi alma

Icono del Buen PastorCuando se emprende el camino de la fe se entra en una senda llena de retos e inseguridades, un arduo camino a recorrer para llegar a la felicidad que la fe promete; el primer reto siempre es uno mismo,  con sus propias debilidades y su forma de vivir, que más de una vez contradicen lo que se cree, por ejemplo yo creo en el amor de Dios y muchas veces no amo a mis hermanos.

Pero tal condición no impide a quien tiene su fe puesta en Jesús progresar hacia una vida más plena y santa, porque Jesús es la misericordia radical del Padre que sana las heridas innumerables que el pecado ha dejado en el alma; no se trata sin embargo de ser simplemente perdonado sino de dejarse llenar por el amor de Aquel que se ha “vaciado” de su propia gloria para darnos vida a nosotros.

Por ello la fe no consiste en una mera formulación de ideas o solo en admitir hechos sobrenaturales, sino en dejarse guiar por el Dios que se ha revelado en Jesucristo, y esto comienza cuando das tu asentimiento al testimonio de dicha revelación, pero es ante todo confiarse sin reservas a Jesús, a su pensamiento, a su verdad y a su amor, es dejar que Él sea el “pastor de tu alma” (1 Pedro 2,23) y nos conduce hacia el Río de Vida (Apocalipsis 22,1), hacia Dios que es la plenitud de la existencia.

“Yo doy mi vida por mis ovejas”

Juan 10,15b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s