San Pedro y San Pablo

santospedroypabloHechos 12,1-11; 2 Timoteo 4,6-8.17-18; Mateo 16,13-19

Dios es un Dios providente, siempre procura a los hombres lo necesario para llegar a la meta de la Salvación, y esto queda patente en esta solemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo, columnas de la Iglesia, siervos de Jesús, príncipes de los apóstoles.

A Pedro lo llamó Jesús para ser “pescador de hombres”, lo tomó consigo para mostrarle su gloria en la Transfiguración y le dio una misión singular entre sus hermanos; Pedro es quien ha confesado “tu eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”, dando a conocer así la verdadera identidad de Jesús, no solo un profeta sino el Ungido, el Hijo de Dios. Esta revelación viene del Padre, no es fruto de las especulaciones humanas, por eso Pedro es transformado en Roca, por confesar la verdad acerca de Jesús y le será entregada una misión como ninguna “sobre esta piedra edificaré mi Iglesia…a ti te daré las llaves del Reino de los Cielos”. Pedro recibe la misión de ser el fundamento de la comunidad que Jesús quiere, con lo cual indica no solo el ministerio que Pedro y sus sucesores ejercerán en la Iglesia, sino que quiere que ésta se adhiera a la confesión de fe de Pedro. En el camino apostólico de Pedro Dios lo sostendrá para librarlo, justo cuando su misión parece destinada al fracaso y se encuentra preso de Herodes, Dios actúa con poder y lo libera, para que siga dando testimonio hasta llegar a su martirio.

Pablo también es signo de esto, su extraordinario llamado y su incansable labor evangelizadora lo hacen el misionero por excelencia, que actúa siempre confiado en la fuerza de Cristo y en nada más. Pablo también sufrirá la cárcel y el martirio, pero felizmente porque sabe que nada lo detendrá en su carrera hacia la gloria pues la gracia lo acompaña.

Celebrar a san Pedro y san Pablo es recordar que la Iglesia existe porque Dios la sostiene siempre, es caminar en la confianza y la alegría de que por más escollos que halla la barca no se hundirá, que la Providencia nos guía, los ángeles nos guardan, los santos apóstoles Pedro y Pablo interceden por nosotros. Sigamos adelante en la carrera hasta la meta, con fe en Dios y una fidelidad inquebrantable a la Iglesia que Cristo fundó sobre Pedro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s