Amar es ser Feliz

sufrimiento04Todos queremos ser felices, vivir en paz y contentos, peor la mayoría de las veces creemos que nuestra felicidad consiste en que todas las circunstancias nos sean propicias; para sentirme feliz es necesario que haga buen tiempo, que tenga dinero, que no me duela nada, que me vea fenomenal con mi “look”, que nadie me moleste, que la suegra no hable para la casa porque es insoportable la señora, si son hombres que haya ganado el América (-_-) y si son mujeres uff que si me planché el cabello no llueva…sin comentarios, pensamos que la felicidad y la paz dependen de que las cosas sean como a uno le agradan.

Esa felicidad es quebradiza, tan frágil, que ante cualquier situación adversa se esfuma, entonces todo lo que nos queda son instantes de paz y bienestar, pero no la felicidad completa que deseamos, sino una mera tranquilidad que va y viene, que no dura. Cómo nos estresamos por todo, cómo nos complicamos la vida, cómo nos entristecemos por la más mínima cosa y perdemos la paz, caemos en el desánimo y abandonamos los esfuerzos por llevar una vida feliz.

Jesús dijo “la paz les dejo, mi paz les doy, más no se la doy como la da el mundo, no se turbe su corazón ni se acobarde” (Juan 14,27)…Jesús da la paz, la paz de Dios, la PAZ definitiva, la felicidad…una felicidad tal que no es como la que da el mundo, porque no depende de circunstancias sino que depende de algo que es inamovible: el Amor de Dios. Jesús sabía que iba a sufrir la Cruz, que uno de sus amigos lo iba a traicionar arteramente y otro lo iba a negar cobardemente; sin embargo no por eso dejó de ser feliz, no perdió la paz, que la felicidad Jesús dependía solo del Amor fiel del Padre y de nada más, porque Dios siempre Ama.

“Toda dádiva buena y todo don perfecto viene de lo alto, del Padre de las luces, en quien no existe cambio alguno ni oscuridad” (Santiago 1,17), el Amor de Dios no cambia, es permanente, no varía porque no depende de nada sino solo de sí mismo, es que Dios así es, el viento sopla, el fuego quema, Dios ama. Por eso Dios es feliz, porque siempre ama, ¿tú quieres ser feliz? ama; más a veces amar es difícil, ah es que primero debes dejarte amar por Dios, nadie da lo que no tiene, si tú no te sientes inmensamente amado por Dios y no te pones en sus manos no podrás amar. Déjate amar por Dios y serás feliz, porque tu paz y tu felicidad no dependerán de circunstancias que van y vienen, sino que dependerá del Amor que no cambia y que siempre estará disponible para ti…entonces Ama y sé feliz. Confía, porque si pasa algo malo Jesús va a estar ahí, te va a sostener, te va a consolar, te va a levantar, y tú podrás seguir siendo feliz, porque aunque las circunstancias sean adversas nunca vas a dejar de sentirte amado y acompañado por el Amor de los Amores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s