La Ciudad

chihuahua

Después de un tiempo considerable sin bloguear debido a eventos circunstanciales que han afectado mi vida (no se alarmen, nada serio), he vuelto a la red para seguir escribiendo, decidido a tomar nuevas perspectivas dentro de la misma visión global de siempre: la fe.

Mucho de la novedad que ahora encontrarán en el blog se deberá en gran medida a que me han cambiado de destino pastoral, tras cuatro años de vivir en un entorno rural (claro lo extrañaré, especialmente la comida) ahora me han destinado a una parroquia de la ciudad de Chihuahua, la Divina Providencia, situada sobre la Avenida Tecnológico casi con Juan Escutia, una zona particularmente concurrida por transeúntes, automovilistas y por el renovado transporte público. En estos primeros días todo es nuevo, especialmente el ritmo de vida, es acelerado y no falto de estrés, la gran importancia de las comunicaciones y de las redes sociales como instrumentos de trabajo, entretenimiento y acción social, etc.

Estar en la Ciudad es estar en el mundo, todo llega a la ciudad, la información fluye alocadamente por múltiples canales, la velocidad al conducir de un lado para otro puede llegar a ser agobiante, los estilos, la cultura, la tecnología, la diversión, la moda…tanto para asimilar resulta abrumador, al menos para alguien como yo a quien le gusta ir lento en todo. Pido a Dios la gracia de adaptarme pronto, por mi bien y por el bien de los demás.

Mideast Syria

Una vez que me he desahogado un poco me gustaría comentar un poco sobre un asunto de actualidad, para sumergirme pronto en las heladas aguas del moderno estilo de vida citadino.

Una de las cosas que más me ha cuestionado al leer los titulares de las noticias en diferentes medios es la cuestión de Siria, ¿qué es lo que pasa? ¿qué está sucediendo realmente? esta guerra civil tan cruenta que azota dicho país ¿puede solucionarse realmente con una intervención militar de las potencias occidentales?

A mí las últimas palabras del sr. Barack Obama, quien trata desesperadamente de convencer al congreso y la ciudadanía de su país para que apoyen una intervención armada en Siria, me suenan mucho a Bush, a quien precisamente criticó en ese aspecto durante su primer campaña. Si no consta que el régimen de Bashar al Asad ha hecho uso de armas químicas no hay ninguna razón para que occidente intervenga, en mi humilde opinión deberían agotar todas las vías, política, diplomática, económica; además hay muchos cabos sueltos, no se sabe con seguridad si los videos de CNN sobre las supuestas víctimas de los ataques con armas químicas son auténticos, además casi no se habla en los grandes medios de la crueldad de los rebeldes con la población civil, especialmente con los cristianos de diversas confesiones. Son cosas que dan para pensar.

Por eso prefiero unirme al llamado del Papa Francisco de orar por la paz en Siria y el mundo entero, de favorecer el diálogo entre las diversas partes implicadas (los rebeldes también, porque tienen sus razones para protestar contra su gobierno) y de escuchar a las víctimas, que ya han sufrido mucho y sufrirían más si EUA o cualquier otra potencia interviene militarmente en aquel país del ya conflictivo Medio Oriente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s