Reaviva el don

AÑO DE LA FE catequesis papa 7

“Por eso te recomiendo que reavives el don de Dios que has recibido por la imposición de mis manos. Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad. No te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni tampoco de mí, que soy su prisionero. Al contrario, comparte conmigo los sufrimientos que es necesario padecer por Evangelio, animado con la fortaleza de Dios.” 2 Timoteo 1,6-8

Este texto bíblico que escuchamos en la segunda lectura de la Misa del Domingo, constituye una clara llamada de atención para todos los creyentes, que resuena con particular fuerza en este Año de la Fe que está por concluir. Pablo, prisionero ya por causa de Jesús, escribe a Timoteo su discípulo y amigo, a quien él ha confiado la organización de una comunidad cristiana y la continuación del ministerio evangelizador (podríamos llamar a esto ya “Sucesión Apostólica”); le habla por tanto desde el corazón invitándolo a ser copartícipe en el sufrimiento por el Evangelio.

Pablo, consciente de lo que suponen las pruebas y el mismo ministerio, exhorta a su amigo a “renovar” el don de Dios que se ha recibido, no sé a ciencia cierta a que don se refiere, tal vez sea aquella imposición de manos por la cual los bautizados recibían el Espíritu Santo (la Confirmación), o quizá estemos ya ante una memoria de la transmisión del sacerdocio apostólico (sacramento del orden). De cualquier manera podemos remitir estas palabras al don primario de la fe, que se recibe en el Bautismo, don inapreciable que nos pone en comunión con Dios y que nace de la escucha de su Palabra.

AÑO DE LA FE

¿Por qué reavivar la fe? Si la fe no moldea la existencia del cristiano puede convertirse entonces en una cosa extraña, carente de valor, pues puede quedar reducida a un simple cúmulo de creencias subjetivas de las que la persona haría un uso egoísta (vamos, como una superstición más); una fe fría no sirve para nada, no es fe, no es la fuerza motora de una vida que en la entrega a la voluntad de Dios encuentre su realización personal, existencial y espiritual. Por eso san Pablo recuerda a Timoteo la acción del Espíritu, que no es de temor sino de fortaleza, amor y moderación, frutos de la gracia con que Dios perfecciona a sus hijos para hacerlos fecundos, librándonos de una vida marcada por la cobardía en la que sólo protestemos o nos quejemos de las circunstancias adversas como lo hizo el profeta Habacuc con aquel “¿hasta cuando, Señor?” Si bien sabemos que tenemos todo el derecho de clamar a Dios en la tribulación, no podemos ceder al desánimo conociendo cuanto nos ama el Padre en Cristo Jesús, que se entregó y murió por nosotros. Reavivar el don de la fe entonces es también hacer memoria viva una vez más de aquel infinito acto de amor por el cual Cristo aceptó la cruz y con el cual venció a la muerte, es entrar de nuevo en el misterio de nuestra salvación, en la comunión con Aquel que nos da la vida, en la docilidad a la acción consoladora del Espíritu Santo; y es preciso que esto no lo hagamos solos, sino unidos en el amor y la paz a los hermanos, para que el “creo” que proclamamos en la Sagrada Eucaristía se haga un “creemos” que también renueve la sociedad en la que vivimos.

lazo_luto_a4

Posdata

Ante el triste acontecimiento del pasado 5 de octubre durante la realización del evento Extremo Aeroshow en esta ciudad de Chihuahua, en el cual durante un espectáculo de Trocas Monstruo uno de estos vehículos arrolló a gran cantidad de participantes, perdiendo la vida 9 personas y resultando heridos de gravedad muchos más, elevamos nuestras oraciones por las víctimas y extendemos nuestro apoyo a los familiares, que están sufriendo indeciblemente por esta tragedia. Esperamos que se les haga una verdadera justicia, no queremos que simplemente se busquen culpables, pues esta fatalidad (un piloto sin casco, una maniobra no anunciada, unos organizadores descuidados, unos espectadores imprudentes y una autoridad incapaz, todo se juntó) exige una respuesta responsable. Que Dios ayude a quienes sufrieron la muerte de un familiar y les de consuelo, que conceda salud a quienes aun están hospitalizados y que bendiga a la comunidad chihuahuense por su pronta y solidaria generosidad para con las víctimas y sus familias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s