¿Estás teniendo un mal día?

estresadoHay días en que las cosas van mal, algo no sale como lo planeamos o sucede algo francamente desagradable, sea en casa o en el trabajo las ocasiones en que lo pasamos realmente mal son inevitables, no siempre podemos tener un buen día. El estrés acumulado al enfrentar las dificultades de la vida ordinaria y los problemas que dejamos sin resolver, nos dejan un mal sabor de boca, un mal humor intenso que solemos manifestar en nuestras actitudes y proyectar inconscientemente en nuestro trato con los demás, situación que engendra nuevos episodios de malestar.

Yo sé lo que son los malos días, también me ha pasado, empezar el día con el pie izquierdo y que todo se va “yendo al abismo” a lo largo de la jornada, cuando estas ocasiones se repiten el mal humor puede volverse crónico y con fatales consecuencias para nuestro entorno familiar, social y laboral.

¿Hay alguna estrategia para no dejar que los días malos nos afecten más de lo debido? La hay, muchas en realidad, compartiré la mía, que es, como ustedes saben, una estrategia de fe.

  1. No hay días malos, todos los días son buenos, algunas veces ocurren cosas malas, negativas o problemáticas, dejar que nuestra atención se centre en ellas solo acrecienta el problema por eso hay que ser conscientes de que lo bueno siempre es más.
  2. Orar primero, sí, confiar en Dios y poner las cosas en sus manos, para evitar que los impulsos de ira o de tristeza nos dominen, siempre es mejor dejarnos guiar por el Espíritu Santo.
  3. Hablar, el diálogo es la herramienta perfecta tanto para la solución de problemas como para ese desahogo afectivo que todos necesitamos de vez en cuando.
  4. Sonreír, las cosas pueden ir bastante mal, pero una pizca de buen humor disminuirá considerablemente el estrés y nos ayudará a no tratar mal a quienes no tienen culpa de nuestro mal humor.
  5. Está bien estar mal, no podemos estar bien siempre, está bien el hecho de aceptar que no nos encontramos bien y pedir un respiro, no querer hablar, querer estar solos, pedir que nos escuchen, Dios está disponible para aquel que con sinceridad reconoce que no se siente bien.

1258645212462_fEstos puntos nos pueden ayudar a superar los malos ratos y a evitar que dañen nuestras relaciones personales, practicarlos en el trabajo o en la casa puede ser muy provechoso para impedir que el estrés se apodere de nuestra vida cotidiana. Vale recordar un par de cosas que nos inspira la Palabra de Dios para llevar adelante la existencia con un sano optimismo y una fe confiada:

“Sean humildes en sus mutuas relaciones, pues Dios resiste a los soberbios pero da su gracia a los humildes. Así pues, humíllense bajo la poderosa mano de Dios para que los exalte en su momento. Confíenle todas sus preocupaciones, ya que Él se preocupa por ustedes.” 1 Pedro 5, 5b-7

Conviene mucho tener siempre a la mano una imagen sencilla de Cristo en la Cruz, para recordar cuán pequeñas son nuestras contrariedades ordinarias y cuán grande es el Sacrificio que Jesús ha hecho por amor. consuelo10

Comments

  1. Muy bonito texto gracias por compartirlo

  2. que barbaro padre usted si que esta actualizado, lo busque en google y fue el numero uno, buena paguina etc, me ha dejado apantallado ¿donde oficia para felicitarlo personalmente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s