Vida 3

image

Hay que tener mucho cuidado con el estrés al volante, la mala urbanización y la insuficiencia del transporte público hacen que conducir sea una actividad difícil y cargada de mal humor.

Es muy común el enojo entre conductores debido a los inevitables errores que a veces cometemos y la tensión ante la posibilidad de sufrir un accidente. Yo preferiría no conducir, pero en mi labor sacerdotal resulta indispensable, ya que por una parte mis “dimensiones” me desaconsejan su uso, por otra los horarios apremian sobre todo cuando se trata de asuntos urgentes como la atención pastoral a los enfermos. Así que me veo obligado todos los días a hacer a subir al auto y aventurarme en el peligro cotidiano del tráfico urbano.

No soy inmune al estrés, más cuando la radio también llega a torturarme; me gusta escuchar música, lo confieso, me ayuda a concentrarme mientras manejo y por ello siempre llevo la radio encendida. Sin embargo la exagerada cantidad de publicidad gubernamental y política me exasperan, como casi todos en México dudo mucho de la veracidad del panorama que nos pintan con sus elaborados spots publicitarios, ¡He contado hasta 7 seguidos en una misma pausa! ¡Me revientan los nervios!

Por ello para no ceder al estrés y para no olvidar que peatones y automovilistas son mis hermanos, me he decidido a bendecir mientras conduzco, bendigo a todos: al viejecito que espera temeroso poder cruzar en un paso peatonal,  a la Señora que conduce con prisa porque lleva los niños a la escuela mientras ellos pelean en el auto, al que lava vidrios en el semáforo, el que vende el periódico, el oficinista de traje en su carro deportivo, al conductor del transporte escolar, al señor de los jugos, a los estudiantes y maestros, al doctor que vueleve a casa luego de 24 horas sin dormir, al oficial de vialidad, a todos. Le pido a mi Señor que en su misericordia nos proteja y nos dé cordura y prudencia para no poner en peligro nuestras vidas y las de los demás, y que nos conceda cada día seguir gozando de su amor y su bondad aun en medio del ruidoso ajetreo de la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s