Vida 4

image

Bien dice el refrán popular “uno propone y Dios dispone”. Cambian las cosas de formas inesperadas sobre todo cuando tienes planes acumulados, yo deseaba con muchas ansias la llegada de la Semana Santa, suspiraba por la solemnidad de las celebraciones y soñaba con dar rienda suelta en la predicación al fervor que inunda mi alma por la contemplación de los misterios santos; me veía ya presidiendo la Vigilia con la iglesia llena y toda iluminada por las velas de los fieles, con el nutrido grupo de catecúmenos a la espera de ser iniciados y el imponente coro animando la Liturgia, mis manos extendidas hacia el cielo y revestido con los mejores ornamentos proclamar ante la luz del Cirio Pascual la victoria de Cristo sobre la muerte.

Pero el Señor tenía planes distintos para mí, días antes fui hospitalizado (la foto es de mi mano, qué buena canalización me hicieron, no me dio ni una sola molestia), el corazón fallaba otra vez. Quedé reducido a la inactividad por 48 horas y el médico prescribió reposo estricto; me retiré a un hotel y viví la Santa Semana por televisión. Bendigo a Dios por los excelentes cuidados que recibí y por las muestras de afecto y las oraciones de amigos y feligreses, pero sobretodo el fruto espiritual: un duro golpe a la soberbia y una dulce invitación al recogimiento. Allí en la habitación del hotel o caminando en el estacionamiento, pude hacer mucha oración, la liturgia de la horas, el rosario, oración mental y otros piadosos ejercicios; fue como si Jesús me dijera aquellas palabras que dirigió a sus discípulos “vengan también ustedes aparte, a un lugar solitario para descansar un poco” (Marcos 6,31). Fui consciente de que debía recuperar el espíritu de oración no solo como una prioridad sino como una urgencia, también me vi forzado a entablar un duro combate espiritual conmigo mismo, con esas debilidades y malas pasiones no muy trabajadas y que nos asaltan de vez en cuando. Me he puesto en las manos de Jesús y confío en su gracia porque Él es fiel, y ruego por todos los enfermos y los atribulados. Dios les conceda a todos la bendición de un descanso en el Espíritu Santo. Amén.

Comments

  1. Claudia Concepcion Garcia Rodriguez Claveria. says:

    Padre mi oracion ha sido continua por Usted. Los caminos y los planes del Señor no son los nuestros. A veces El nos hace haqcer un brake para como Usted dice reflexionar, como le comente hace un rato tengo muchas ganas de verlo y decirle pues que siempre contara con mi apoyo y mi amistad incondicional de la manera en que Usted lo prefiera, de lejos como hasta ahora pero sabiendo que en el momento en que Usted lo demande estare con Usted o cerca compartiendo los malos y los buenos momentos .

  2. Claudia Concepcion Garcia Rodriguez Claveria. says:

    Nunca se olvide de mi y de mi amistad y de que lo quierooo muchooo!!!

  3. Que bueno padre Ray, poder ver a lo que nos llama Dios siempre es una de las cosas mas difíciles. Me alegro con usted de que haya sabido atender a ese llamado (bastante fuerte y claro) para recuperarse en tan variados sentidos
    Me encanto la cita que puso, me dio una gran sonrisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s