Todo es para Bien!!!

 

todo es para bien

La vida nunca es perfecta, siempre hay algo que anda mal y que por lo general nos hace sufrir, sea producto de nuestros actos, del ambiente, o de la interacción con terceros.

Esto vale para todas las dimensiones de la existencia humana, lo físico, emocional y espiritual, y de hecho un problema presente en una de ellas suele afectar a las demás, pues aunque tratamos de entender al hombre por partes éste forma una indivisible unidad.  Llevar una vida eminentemente religiosa no nos exenta de padecer circunstancias adversas, ni de afrontar la tristeza que producen en el alma, razón por la cual quizá muchos neófitos se desalientan y abandonan el camino de la fe, pues se habían hecho la ilusión de que al escoger al Señor todo iría bien.

Hace algunos años me encontraba pasando un mal momento en el Seminario, las dudas, los temores y las penas se cernían sobre mí. En mi angustia no sabía qué hacer, incluso mi oración se veía perturbada por una irremisible sensación de debilidad e indignidad. En aquel momento, aun cuando pasaban muchas cosas por mi cabeza, decidí hacer algo que siempre me ha funcionado, con mucha humildad le pedí a Dios que enviara a alguien que me orientara.

keep-calm-and-omnia-in-bonumPor aquel entonces tomaba clases con el Padre Juan Manuel Mata, jesuita, a quien le guardo mucho cariño y gratitud; le pedí a él que me hiciera el favor de venir al Seminario pues tenía algo que consultarle. Muy atento acudió rápido en mi auxilio, al llegar yo lo esperaba con ansiedad y lo primero que se me ocurrió decirle fue “¿cómo está?”. Nunca olvidaré su reacción, me miró con extrañeza y me preguntó si no conocía yo la cita de Romanos 8,28, lo miré perplejo y con sinceridad le dije que no la recordaba en ese momento (y no es por presumir pero suelo ser una de las Biblias más rápidas del oeste), me dijo “allí está escrito <<Dios ha dispuesto todas las cosas para bien de los que lo aman>> yo amo a Dios, yo estoy bien, entonces ¿para qué me preguntas?”. En ese momento el universo dejó de existir para mí, sé que estuvimos charlando como una hora pero no consigo nunca recordar de qué, pues esas palabras iniciales eran todo lo que necesitaba, como decimos popularmente “me cayó el veinte”.

Fue entonces que supe que hasta ese día me había estado preocupando porque todo estuviera bien, como si mi felicidad dependiera de que sólo me pasaran cosas buenas, lo cual nunca sucede. Entendí que yo debía preocuparme de una sola cosa, amar a Dios, lo demás sin lugar a dudas concurriría para mi bien, pues Dios tiene todo el poder para sacar un bien inmejorable de la peor desgracia. Es por ello que en la Vigilia Pascual se exclama refiriéndose al pecado de Adán y a la Salvación que nos trae Jesucristo “feliz culpa que nos mereció tal Redentor”.

Efectivamente, gracias sean dadas a Dios por las pruebas de cada día, pues por más dolorosas o difíciles que sean, no le impiden a Dios hacernos el bien por medio de ellas, un bien que supera con creces nuestras expectativas y que se multiplica aún más cuando somos dóciles a la obra del Señor en nosotros. De manera que si hoy por hoy las cosas van mal en tu vida, no han salido como esperabas, te están haciendo sufrir o exigen de ti un gran sacrificio, no temas, todo estará bien, Dios ya lo ha dispuesto todo para tu felicidad y Salvación, ama a Dios y actúa conforme a su amor, su Gracia te acompañará siempre y no serás vencido.

Raymundo Tristán

 Sígueme en Twitter como @PRayTristan

Comments

  1. Que interesante

Trackbacks

  1. […] via Todo es para Bien!!! – Padre Ray Tristán. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s