Fidelidad

CGCF-logo-image-only-modified-arm-square-small

Fidelidad es una palabra agradable, que gusta, cualidad que se busca en el amigo, en el cónyuge, etc. Pero pocas veces nos damos cuenta de lo mucho que cuesta ser fiel.

Quisiera apuntar al respecto, una serie de cosas que resultan interesantes; en la Biblia hay un término hebreo para designar la fidelidad emunah que significa también “fe, sinceridad, lealtad” y que está relacionado con otro término, emet, que significa “verdad” y procede de la raíz mn que quiere decir “estar firme, seguro, sólido”. Emunah entonces puede entenderse como “confiabilidad”, tal cosa procede de la firmeza en las decisiones y los afectos y otra forma de comprenderla puede ser “estar en la verdad”, por lo tanto en fidelidad se entrelazan la confianza, la verdad y la firmeza, y en muchas ocasiones la Biblia llama a Yahveh el Dios de la Fidelidad (Deuteronomio 7,9; Isaías 49,7) que en hebreo se dice el emunah y encontramos textos tan sorprendentes como el siguiente: “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho El, y no lo hará?, ¿ha hablado, y no lo cumplirá?” (Números 23,19). Así entendemos que la fidelidad aparece en la Palabra de Dios como algo principal ya que se le considera un atributo divino, por ello también el Nuevo Testamento está lleno de alusiones a la fidelidad de Dios (1 Corintios 1,9; 2 Corintios 1,18; Hebreos 10,23) pero un texto en particular llama la atención, 2 Timoteo 2,12-13, “si con él sufrimos, reinaremos con él, si lo negamos, también él nos negará, si somos infieles, él permanece fiel, porque no puede contradecirse a sí mismo”. Esto significa que Dios no está condicionado por la infidelidad del hombre sino que sigue ofreciéndole la Salvación, es el hombre el que en cualquier momento puede rechazarla, pues es de la creatura caída en el pecado el ser inconstante y débil.

Jesús y sus discípulos

Ahora bien la fidelidad es una gracia, no se puede lograr sin la ayuda de Dios, nadie es fiel por sí mismo. Dice el Catecismo “frente a Dios no hay, en el sentido de un derecho estricto, mérito por parte del hombre. Entre Él y nosotros, la desigualdad no tiene medida, porque nosotros lo hemos recibido todo de Él, nuestro Creador” (CEC 2007). El esfuerzo humano es entonces fruto de esa misma gracia que Dios otorga al hombre para que colabore en su propia salvación, ciertamente ese esfuerzo no se da sin el libre asentimiento de la persona; dicho de otra manera y parafraseando al célebre Padre Jorge Löring “el hombre pone casi nada, Dios pone casi todo, pero Dios no pone su casi todo si el hombre no pone su casi nada, pues ya se le ha dado de parte de Dios el poder poner su casi nada, todo es que lo quiera”. Así, sabemos que nuestras plegarias y nuestras obras solo son aceptas al Padre porque están revestidas del amor y la justicia de Cristo, sin Él nada de lo nuestro podría elevarse al Padre.

Por eso nos exhorta san Juan diciendo “amamos, porque El nos amó primero” (1 Juan 4,19), de hecho este amamos (en griego agapomen) describe la profunda semejanza que debe existir entre el actuar del hombre y el de Dios y que tiene su más profunda verificación en el amor al prójimo. Con todo esto afirmo que la fidelidad posee entonces una doble finalidad, por un lado pasiva, de estabilidad en las decisiones y en los afectos, por otro lado activa, la de amar como nosotros somos amados. Qué nuestro amor no sea conformista, no basta con no romper los vínculos de fidelidad, sino que es necesario salir en busca de la felicidad del otro y de la gloria de Dios para ser plenamente fieles “en lo próspero y en lo adverso” o como reza el viejo adagio latino “esto fidelis usque ad finem”, “sé fiel hasta el final”.

Raymundo Tristán

Sígueme en Twitter como @PRayTristan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s